Samuel Barclay Beckett nació en Irlanda, Dublín, en 1906 y murió en París en 1989.

Novelista, dramaturgo, crítico y poeta irlandés, uno de los más destacados del experimentalismo del siglo XX.

Figura clave del teatro del absurdo, uno de los escritores más influyentes de su tiempo.

Escribió en inglés y en francés, provenía de una familia acomodada del anglicanismo y fue asistente y discípulo del irlandés James Joyce, autor del famoso Ulises.

La obra de Beckett es profundamente pesimista, como se puede apreciar en su famosa pieza teatral “Esperando a Godot”, pero también en su poesía, bella y sombría.

Su mundo es un mundo sin Dios, sin ley y sin sentido, el de la indigencia moral del hombre moderno.

Ganó el premio Nobel de literatura en 1969, así como otros premios.

Durante la segunda guerra mundial participó en la resistencia francesa y estuvo a punto de ser capturado por los nazis teniendo que huir al sur.

Transcribimos aquí un hermoso poema suyo, de su madurez, para su posterior comentario:

Vienen
otras y las mismas
con cada una es diferente y lo mismo
con cada una la ausencia de amor es diferente
con cada una la ausencia de amor es la misma.

Vemos como el poeta anuda la demanda de amor incumplida al sin sentido. Y es que sin amor la vida carecería de todo sentido, como sabemos desde que Freud descubrió la importancia crucial del amor materno en los hijos, sin el cual , el hijo caería en el marasmo.
El amor es lo que funda la libido, lo que la crea, y por lo tanto también la voluntad , el sentido de la vida, y la moral.

En Beckett se hace notar esta grave ausencia, que hace que todas las noches y las sombras sean la misma, indiferentemente, escépticamente.

Es sin duda tan gran poeta como dramaturgo, para quienes no lo conozcan aún recomendamos leer su obra.

Pin It on Pinterest