Nació en Buenos Aires y siendo un excelente poeta, pertenece al enorme grupo de artistas no lo suficientemente difundidos ni reconocidos.
Otro poeta, azuleño, me lo dio a conocer y el impacto de su letra me ha resultado mas que estimulante.
Adolfo Enrique Grispo es Licenciado en Psicología y Psicoterapeuta de orientación Transpersonal.
Practica la meditación Zen.
Su nombre Zen es Moku Rin, Bosque Silencioso en nuestra lengua.
Es parte integrante de la Asociación de Haiku Génesis creada por el maestro Tomiji Kubota.
Los 3 haikus siguientes pertenecen al libro “El silencio de la palabra” (1999, Ediciones TU LLAVE, Buenos Aires), que remite a la imposibilidad de la misma de abarcarlo todo.
Los transcribimos:

“Aquí y ahora.
No hay más.
Es todo.”

Podemos interpretarlo como una alusión al tiempo, y al presente en particular. Quedan en silencio el pasado y el futuro, que no existen más que en la fantasía.

“Aquellos pasos
tan lejos y tan cerca.
Se oye su ausencia.”

Alude a la nostalgia de alguien, la Nostalgia con mayúsculas.

“Ya otro año,
y estar aquí mirando
el caer de hojas.”

…y de soslayo al paso de tiempo con cierta tristeza. Muy delicado, como los dos anteriores.

Llamamos la atención sobre la sutileza de este poeta y su enorme poder de síntesis.

El libro, hermoso, es una muestra mas de su talento y creatividad.

Pin It on Pinterest