El gran pintor nació en Austria en 1862 y murió en 1918.

Original y destacado, es uno de los principales representantes del movimiento modernista en la secesión vienesa.

Pintó cuadros y murales con un estilo muy ornamentado y romántico.

En el desnudo femenino halló una de sus principales fuentes de inspiración.

Klimt fue uno de los fundadores de la Wiener Sezession, grupo fundado en 1897, y del conjunto temporal “”La Sagrada Primavera”.

Promovió artistas jóvenes y por ello fundó una revista.

A diferencia de los principales grupos de vanguardia, nunca dieron lugar a un “Manifiesto”.

La “Etapa Dorada” del pintor fue acompañada de aplausos y acercamiento de la crítica. Muchas de las pinturas de esta época incorporaron pan de oro en las obras y son muy bellas.

Vamos a referirnos a una de sus mejores, más logradas y famosas realizaciones: “El Beso” (1907-1908).

Klimt llevaba una vida doméstica, evitaba los círculos de “Sociedad” y de “Café”, absorbido como estaba por el trabajo incesante y sus familiares.

Gran parte de su obra fue confiscada por el régimen Nazi.

Freud habla en sus trabajos, desde un principio, de escenas originarias y se refiere al coito parental, a la escena de castración y a la escena de seducción, que son observadas por el niño con angustia. El coito parental es visto por el infante como una violencia ejercida por el padre sobre la madre, la de castración como una amenaza, y la de seducción como algo que la madre con sus cuidados ejerce sobre el cuerpo del niño.

Esto no significa que el coito parental haya sido necesariamente visto, también puede ser imaginado.

El cuadro de Klimt “El Beso” apunta al coito parental visto desde la mirada del adulto o el adolescente. Es un cuadro muy ornamentado, cálido, tierno, originalísimo por el “enredo amoroso” que conlleva la pareja, obra que habla de la singularidad exquisita de este gran artista.

El adulto joven ve con ternura el coito si se trata de una persona bien socializada y sana: el cuadro de Klimt apunta a ese visión del amor, la ternura y la sensualidad caminando juntas.

Cabe señalar que estas dos suelen ir por caminos separados, siendo muy difícil que se unan. Por tanto, este cuadro nos habla de algo casi imposible.

Un artista imprescindible.

Pin It on Pinterest