Manet nació en 1832 en una familia francesa acomodada y murió en abril de 1883 a los 51 años en su país natal: Francia.

Se lo consideraba controvertido y rebelde y se pasó toda su vida buscando la fortuna y la fama.

Solía mostrarse inseguro de su dirección artística ya que recibía intensas críticas a su obra, sólo al final de su vida obtuvo el tan ansiado reconocimiento.

Siempre consideró que había que aprender de los grandes maestros del pasado y es así como se fija en Velázquez.

Se lo consideró el precursor del impresionismo si bien no está dentro de éste grupo ni nunca expuso en grupo.

Es sin duda alguna un pintor singularísimo que según un trabajo del filósofo francés Michel Foucault anticipa lo que luego va a ser el “cuadro- objeto”, es decir un cuadro que no niega su identidad de cuadro, que no dice “yo soy la realidad”, sino “yo soy una representación”.

Esto se nota en el achatamiento de la perspectiva en Manet y también en el uso de la luz tan frontal.

Antes de él la obra pictórica se negaba a sí misma como obra, y en este sentido, Manet es también el precursor del abstracto y de aquellos cuadros que parecen decirnos ésto es un cuadro, como aquellos que el pintor rasga el lienzo para dar cuenta de que es una representación y no una realidad como en la vida cotidiana.

Sin duda Manet es uno de los grandes genios de la pintura y Foucault da en la tecla con su interpretación.

Pin It on Pinterest